20 años de Kaspersky Lab, en su misión de salvar al mundo de ciberamenazas

En la celebración de su 20º aniversario, la compañía global de ciberseguridad Kaspersky Lab ha visto la misión de un hombre transformarse en una cruzada global contra el cibercrimen. Con la innovación y la visión del futuro como ideas centrales, Kaspersky Lab llevará este año su lucha a nuevas alturas –presentando iniciativas claves como Kaspersky Security Cloud y Kaspersky OS– para empoderar a las empresas y a los consumidores a protegerse contra amenazas que se encuentran en constante evolución.

Desde su proyecto Earth 2050, que revela cómo podría verse el futuro panorama cibernético, hasta su experimento Sound of Safety, que investiga los sonidos que las personas asocian con la sensación de seguridad, Kaspersky Lab se adelanta a los criminales y continúa al frente de la industria global de ciberseguridad.

En 1989, un joven ingeniero de software descubrió que su computadora había sido atacada por el infame virus Cascade. Fascinado por el desafío, decidió detectar el virus, analizarlo y crear un software que pudiera neutralizarlo. Este ingeniero era Eugene Kaspersky, quien dio inició así a la historia de Kaspersky Lab, un negocio que hoy cumple 20 años y emplea a más de 3.700 personas.

En 1997, Eugene y otros tres socios fundaron Kaspersky Lab. Comenzando con solo 19 personas, Kaspersky Lab es actualmente un líder internacional en ciberseguridad, que opera en 200 países y territorios y cuenta con 35 oficinas en 31 países. Los productos y las tecnologías de la compañía brindan protección a más de 400 millones de usuarios y a más de 270.000 clientes corporativos en todo el mundo.

A lo largo de sus 20 años, Kaspersky Lab ha sido testigo de varios cambios en el panorama de las amenazas, así como en la forma en que las personas y las organizaciones abordan su seguridad. La rápida proliferación de nuevas tecnologías ha hecho que la computadora que Eugene rescató del virus Cascade esté obsoleta, ya que como muchos otros, él ahora usa varios dispositivos todos los días. Y aunque la conectividad ha mejorado nuestras vidas y la ha cambiado para siempre, nuestra creciente dependencia de la informática también ha hecho de las amenazas cibernéticas un problema global.

Rate this article: 
No votes yet