Diferencias en Gasto Móvil en Prepago y Postpago

Por Javier  Medina y Radamés Camago, de The CIU

El acceso a los beneficios de nuevas tecnologías y aplicaciones móviles es posible únicamente a través de dispositivos inteligentes o Smartphones. En este sentido, una mayor adopción de estos equipos es benéfica tanto para los usuarios mexicanos como para los proveedores de servicios.

En términos de ingreso, aquellos servicios ofrecidos para dispositivos básicos (Feature Phones), como lo son los mensajes de texto y llamadas de voz, acotan los canales de generación de ingresos a estas dos vías. A partir de la introducción de la transmisión de datos móviles por internet (Banda Ancha Móvil) en Smartphones se habilita una nueva ruta de ingresos que abre la puerta al consumo de una amplia variedad de plataformas digitales: redes sociales, mensajería instantánea, pagos móviles, transmisión de contenidos audiovisuales, entre otros.

No obstante, existen diferencias en la adopción, consumo y gasto en servicios y dispositivos entre los usuarios. Explicado en primer lugar, por la segmentación de líneas móviles en las modalidades prepago y postpago.

Segmentación de Líneas Móviles

Al tercer trimestre de 2016 (3T16), el mercado de telefonía móvil en México contabilizó 110.4 millones de líneas, de las cuales 83.1% se encuentran bajo la modalidad de prepago y 16.9% bajo aquella de postpago. Si bien el total de líneas móviles registra un incremento anual de 5.2%, la modalidad postpago ha ido ganado terreno al registrar un crecimiento significativamente mayor a la de prepago de 11.3% frente a 4.1%, respectivamente en el último año.

Lo anterior responde a la introducción de planes tarifarios de postpago con una oferta más rica en servicios móviles con llamadas, SMS y redes sociales ilimitadas, así como mayores capacidades de descarga de datos a menores precios, circunstancia que detonó los incentivos a la contratación de estos paquetes.

No obstante, se identifican marcadas diferencias en el gasto mensual promedio por usuario. Mientras que en la modalidad de prepago este indicador asciende a $87 pesos, aquel de postpago es cuatro veces superior igual a $352 pesos. Por lo que el consumo y acceso a servicios móviles es menos intensivo en prepago, por ejemplo, en el uso de Banda Ancha Móvil (BAM) que incluso provee indicios de contrastes en la adopción de Smartphones por modalidad de pago.

Tenencia de Smartphones en Prepago y Postpago

En México, se identifica una incesante adopción de Smartphones basado en una reducción en precios de equipos consecuencia del avance tecnológico, la atomización del mercado por la creciente oferta y la progresiva asequibilidad de servicios móviles, particularmente de la BAM.
La introducción de equipos asequibles de gamas media y baja detonó el acceso a estos en segmentos de la población de menor poder adquisitivo. A su vez, impulsó el uso de dispositivos inteligentes en el segmento de prepago.

Sin embargo, persisten contrastes en la adopción de Smartphones por modalidad de pago. Mientras que en postpago 94.8% de las líneas están asociadas a un Smartphone, 72.7% de las líneas en el esquema de prepago son smartphones. Asimismo, se identifica una diferenciación en el gasto destinado por hacerse de este dispositivo entre estos esquemas de pago.

Gasto en Smartphones en Prepago y Postpago

Al cierre del tercer trimestre de 2016 (3T16), el gasto promedio de los mexicanos en Smartphones alcanzó $2,889 pesos. No obstante, al desagregar el gasto por modalidad de pago se identifican diferencias significativas en el gasto de los equipos para los usuarios.

En promedio, los usuarios móviles en postpago destinan $1,751 pesos por su equipo. En cambio, el gasto promedio en prepago asciende a $3,038 pesos. Es decir, los usuarios bajo el esquema de prepago gastan 42.4% más en sus equipos que aquellos de postpago.

La diferencia en precios que los clientes del servicio de prepago deben asumir responde a una dinámica de subsidio de la que se benefician los usuarios de postpago. Este subsidio responde a dos razones principales: el menor riesgo que asumen los operadores al financiar a una persona con un respaldo bancario y al continuo y mayor gasto en servicios en el que incurren las personas en el esquema de postpago.

No obstante, a esta diferenciación en el consumo de servicios y equipos móviles, la creciente e incesante adopción de Smartphones ha producido un círculo virtuoso que aumenta el potencial de consumo y gasto en servicios y aplicaciones móviles en beneficio de los operadores en términos de ingresos, pero sobre todo de los usuarios que pueden aprovecharse de los beneficios de la conectividad móvil.

La asequibilidad de los dispositivos inteligentes ha detonado el desarrollo de nuevos proyectos de inversión en redes e infraestructura. Una mayor adopción de estos equipos vuelve relevante y necesario la licitación de bandas para servicios de 4G-LTE e incluso 5G en los próximos años

 

Rate this article: 
No votes yet